Golf en la Costa del Sol


Los más de 70 campos de golf de Málaga y su Costa del Sol convierten a nuestro destino en el primero de Europa en oferta de golf, de ahí que se conozca como la Costa del Golf.

La provincia de Málaga no sólo ofrece una magnífica infraestructura para la práctica de este deporte, sino también un clima privilegiado que permite el juego durante todo el año.


La Costa del Sol es el destino con mayor densidad de campos de golf de la Europa continental. El privilegiado emplazamiento de sus instalaciones, la calidad de las infraestructuras y el favorable clima de Málaga la distinguen como la mejor zona turística para disfrutar de esta disciplina. A esos factores se suma su amplia oferta complementaria que ha consolidado el indiscutible prestigio de la que se conoce internacionalmente como la Costa del Golf.

El alto grado de fidelización entre los turistas refleja el nivel de satisfacción de quienes eligen Málaga para pasar sus vacaciones motivados por sus recursos en materia de golf. Al menos ocho de cada diez viajeros regresan a la provincia tras descubrir sus excelencias e inigualables condiciones para la práctica de su deporte predilecto.

Otro aval son los eventos y torneos que acogen los campos de la Costa del Sol, entre los que se incluyen exhibiciones, pruebas interclubes y campeonatos profesionales, amateurs y pro-ams. Estas competiciones atraen a reconocidos golfistas y aficionados de las más diversas procedencias.


Deporte, ocio y cultura en la Costa del Sol


La Costa del Golf es líder del segmento en el mercado nacional por sus infraestructuras y numerosos atractivos. Al impecable estado de mantenimiento de sus instalaciones, basado en rigurosos estándares, se añaden los reclamos culturales y de ocio de Málaga. Durante su estancia en la provincia, el viajero podrá deleitar su paladar en selectos restaurantes, comprar en tiendas exclusivas o visitar museos y enclaves de interés turístico.

El emplazamiento de los campos de golf les confiere un valor adicional. La mayoría se ubican en municipios costeros, aunque también los hay en puntos del interior. Algunos ofrecen unas espléndidas vistas al mar Mediterráneo, otros permiten a los jugadores divisar durante el recorrido hermosos parajes naturales.


Todas las instalaciones ubicadas en la Costa del Sol son obra además de reputados diseñadores o de afamados golfistas y están perfectamente integradas en el paisaje.

Respetan el entorno medioambiental, aplican técnicas de racionalización del agua e incorporan flora autóctona o árboles centenarios junto a sus lagos, riachuelos y puentes.